El dolor no cesaba, aunque se había detenido la hemorragia. Normalmente sentía algo de alivio después de haber sangrado copiosamente, pero esta vez era más punzante y no había manera de calmarlo. Me tumbé en decúbito prono y decidí no moverme a menos de que volvieran los alfileres. Ella me miraba perpleja, sin saber qué…

Veo cómo flotan a mi alrededor. Rojas, amarillas... en su mayoría son naranja flamante, y caen deshechas y apagadas. Aquí, en general, no nos afecta el frío invernal, aunque aún es otoño. Este año se ha adelantado el tiempo de la caída. Eso dijo mi amigo. Yo soy infantil aunque, también dijo mi amigo, soy…

Amanecía en el Pacífico cuando amerizaron. La Tierra había cambiado y no calcularon bien las coordenadas para llegar a Los Ángeles, asi que cayeron más cerca de lo que, en el pasado, fue Japon. No importaba demasiado, solo querían llegar a un lugar que hubiera estado superpoblado para asegurarse de encontrar los huesos, tan necesarios,…

Sé que a más de uno nos viene a la cabeza ese tango de Carlos Gardel tan lleno de ¿nostalgia, pesadumbre?. La verdad que nunca lo había escuchado detenidamente y hoy, al ponerme a escribir, me vino de nuevo a la cabeza y pensé que era buen momento de escucharla. Creo que no he hecho…

-Huele a pollito -pensé la primera vez que olí un gatito. Si alguien me preguntara ¿a qué huele la ternura? contestaría sin dudar que a pollito o a gatito, aunque un gato es ternurita toda su vida y un pollito solo un breve periodo de tiempo. De hecho, un pollito no sirve para nada, solo…

Se acercaba el día en que tendría que volver de nuevo a su tierra, aunque le hubiera gustado quedarse en ese pueblo. Había comida de sobra y a partir del solsticio habría más y más accesible, pero por eso precisamente tocaba ir pensando en la vuelta, llevando el sustento, y buscar otra población donde asentarse…

Abrió la puerta del portal y salió a la calle. Lo sintió desde las orejas hasta los dedos de los pies. Sintió erizarse cada folículo de su piel y la nariz le empezó a gotear. El viento helado sólo contribuía a discapacitar, más aún, sus ya doloridas piernas. No se sentía capaz de dar un paso…

Habíamos quedado temprano. Teníamos que salir con la fresca porque, en pleno verano, caminar por Gredos podía ser asfixiante ya a media mañana. El guía nos había propuesto ir hasta la «Cueva del Oso». Dos horas caminando por piedras hasta llegar a unas pozas de agua esmeralda cristalina, entre gigantes rocas erosionadas por agua y viento,…

La primera le dio en la frente y su madre puso el grito en el cielo cuando vio un hilo rojo bajando por su cara. En realidad no llegó la sangre al río y le apañaron con solo un par de puntos. Lo peor fue que no le dejaron ir más a ese parque, que hacía…