Cuando se conocieron, Bárbara no sabía que Tomás iba a ser el hombre su vida y, sin darse cuenta, fue dejándose conquistar. Cuando estaba convencida de estar enamorada, decidió que podía ser el momento de vivir juntos, accediendo a la petición insistente y constante de Tomás. Él pronto le planteó tener hijos. — ¿Para qué…

Solo quería cerrar los ojos, descansar la vista y que durante ese rato a oscuras también reinase el silencio. Treinta minutos era el tiempo máximo, aunque Susú hubiera sido feliz si su cuerpo lo resistiera un par de horas completas. «Desconectar en frío» solía llamarlo.Normal no era, eso lo tenía claro. Nadie en su sano juicio…

Miré con ansia mientras la boca se me llenaba de saliva. El huevo flotaba hecho trizas, junto a un trozo de cebolla y media patata, en el caldo que madre preparaba para comer; cuando hervía ya tenía troceado el pan duro en una barreña para escaldarlo. Las tres gallinas ponían poco en esta época del…

Llegaba tarde, como siempre. Mis amistades me llamaron Carla Impuntual. Con el tiempo se abrevió a Carlimpu, hasta que terminaron llamándome Lim. Cosas de la vida que ahora soy Carla Lin y así me conoce casi todo el mundo. A mi me gusta, la verdad, tiene mucho de mi carácter parsimonioso y relajado, o eso…

—¡Buenas tardes, damas y caballeros! Esta noche haremos un recorrido por los mejores momentos de sus vidas. ¡Asómense a los placeres ocultos que se perdieron o revivan una y otra vez el más dichoso! El viaje no será eterno, pero cuando salgan, puede que sí haya pasado una eternidad.El presentador del Túnel de los Placeres gritaba…

Bárbara no entendía qué le ocurría a Tomás. Tanto tiempo deseando ser padre y ahora parecía ignorar todo. Entendía que el trabajo le sobrepasaba y llegaba cansado, pero ¿no era esto lo que quería? Llegar del trabajo y verles exprimiendo a chupetones estos melones repletos de leche dulce. Quizá se sentía desplazado. Llevaba dos meses…

Subió las escaleras hasta el segundo piso y llamó a la puerta B.—¿Quién es? -preguntó un hombre desde dentro.—Buenos días. Busco a Teresa Marín. Soy Carlos CuestaEl hombre abrió la puerta y le invitó a pasar.—Fuimos compañeros en la Facultad, necesito hablar con ella por un tema profesional.—Buenos días, Carlos. Disculpa por el desorden -dijo…

Había pensado en la escapada durante meses. No tenía mucho planeado, solo había pospuesto la salida por miedo. Nada era seguro, quedarse allí era una trampa y fuera sería una presa a merced de la podredumbre, pero podría ver la nieve. Subió a la buhardilla, cogió los aperos de acampada y empezó a llenar la…

Estaba hecha un ovillo bajo la sábana, contando los segundos que pasaban desde que veía el fogonazo del relámpago hasta que oía el trueno. Lo había visto en varias películas, cuanto más tiempo pasa de uno a otro, más lejos está la tormenta. Esta vez no llegó a cuatro segundos y los siguientes llegaron casi…

Hoy ha estado el día muy gris, amenaza tormenta, pero no es algo que me preocupe. Me encantan las tormentas. Solo tienen una pega, la gente evita salir de noche. Me pongo eufórica al ver el cielo nocturno iluminarse y espero con ansia escuchar como lo resquebraja el trueno. Aunque hoy no me queda otra…